UN PLAN QUINQUENAL PARA RESUCITAR. Desborde, pulso, pueblo y esperanza.

UN PLAN QUINQUENAL PARA RESUCITAR. Desborde, pulso, pueblo y esperanza.

«En esta tierra desolada, el Señor se empeña en regenerar la belleza y hacer renacer la esperanza: “Mirad que realizo algo nuevo, ya está brotando, ¿no lo notan?” (Is 43, 18b). Dios jamás abandona a su pueblo, está siempre junto a él, especialmente cuando el dolor se...
×