Lo que se dice sobre Venezuela no contempla nada superior al conflicto. ¿Encontrar una «tercera posición» supone una claudicación, reconocer a la oposición golpista o la injerencia extranjera?